.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-Todas las fotografías que aparecen en este blog forman parte del Archivo Fotográfico de Maluenda de Jesús Gil Alejandre.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

miércoles, 5 de julio de 2017

SANTOS 2017. MALUENDA

Un año más, el sábado más cercano al 19 de junio, festividad de los Santos Gervasio y Protasio, celebramos su tradicional romería a la ermita.

Este año la fiesta la celebró la Peña el Chiringo.



Un año más nos acompañó la charanga y no faltaron buenos almuerzos en todas las cuadrillas.

Para ver el álbum completo pincha AQUÍ.

sábado, 1 de julio de 2017

Isabel Salbo, una maluendana en la Corte de Felipe IV

Doña Isabel Salbo, natural de Maluenda, descendiente de una familia importante de nuestra localidad, a la que pertenece la Capilla de la Virgen del Rosario en la Iglesia de Santa Justa y Rufina, trabajó como azafata de la Reina Dª Mariana de Austria y también fue labrandera del Rey Felipe IV, el Grande. 


Felipe IV y Mariana de Austria, detalle del cuadro Las Meninas de Velazquez

No se han encontrado libros escritos  o documentos, hasta la fecha, en los que se nombre a Doña Isabel dentro de la Corte, pero su testamento nos ofrece una importante enumeración de las personas que trabajaban al servicio de sus Majestades: Condes, Marquesas, criados,... así como algunos de los trabajos que en la corte se realizaban: azafata, labrandera, guarda de las damas, dueña de retrete, porteros, barrenderas… Información que ha sido contrastada con fuentes de la época y son completamente ciertas.
Doña Isabel Salbo convivió en Palacio con la Duquesa de Medellín, (que fue curada de forma milagrosa por el Santísimo Cristo de Santa Justa como se recoge en diferentes libros sobre Maluenda) y se puede deducir que Doña Isabel  tenía una buena relación con ella y con su marido, ya que a este último lo nombra albacea de su testamento y les deja algunos objetos valiosos en herencia.

La fortuna de Doña Isabel era importante y nuestro pueblo sale beneficiado en el reparto de la herencia, sobre todo la Iglesia de Santa Justa y Rufina. También se puede deducir que era una persona devota y preocupada por los pobres y las huérfanas.

La tasación de su colección de plata, una de las más importantes del Madrid del siglo XVII, deja entrever la importancia de una maluendana que vestía a la Reina y cosía para el Rey sin poseer ningún título nobiliario.
Para hacernos una idea del trabajo y la época en la que vivió  Doña Isabel Salbo podemos fijarnos en la serie de Águila Roja, ambientada en Madrid en el siglo XVII. El Rey es Felipe IV y su mujer Mariana de Austria.
El trabajo de azafata podría parecerse al que realiza Margarita, cuñada de Gonzalo de Montalvo(Águila Roja) al servicio de la Marquesa de Santillana: le prepara la ropa que se va a poner, le cose y arregla vestidos para diferentes eventos y recepciones... aunque Doña Isabel lo haría para los Reyes.
Cuando vuelvan a retrasmitir Águila Roja, estad atentos, una de las azafatas de la Reina  podría recrear el papel de una maluendana.
En Las meninas aparece D. Diego Ruiz de Azcona  (a vuestra derecha), uno de los Guarda de las Damas de la Reina al que nombró Dª Isabel Salbo albacea de su testamento.

Fotos: Wikimedia Commons.