.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-Todas las fotografías que aparecen en este blog forman parte del Archivo Fotográfico de Maluenda de Jesús Gil Alejandre.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

domingo, 3 de junio de 2012

FOTOS PARA EL RECUERDO: LA CARACOLADA V

Continuando con las serie de fotos dedicadas al barrio de la Caracolada hoy la dedicamos al peinado.


Peinarse en aquella época era un acto social, las mujeres de la familia o las vecinas se ayudaban a peinarse unas a otras, ya que sólo las más pudientes podían pagar a una persona para que las peinasen. No era habitual lavarse la cabeza, pero llevaban el pelo bien siempre bien limpio.

Nuestras abuelas solían llevar el pelo muy largo y en muchas ocasiones ni se lo cortaban, por eso debían cuidarlo muy bien, peinarlo, quitar los enredones, trenzarlo y hacerse esos moños tan singulares que les dejaban el pelo bien estirado y brillante, ya que también utilizaban, por ejemplo,  alguna gota de aceite para darle brillo y fijación.

Para no manchar las ropas utilizaban un peinador en forma de media capa, de tela o ganchillo. Áun recuerdo el de mi abuela Amparo, que me colocaba mi madre cuando me cortaba el pelo de pequeño.

Hoy en día, aún podemos ver como en algunas ocasiones se mantiene la tradición de peinarse, ponerse lo rulos, teñirse o echar la permanente entre vecinas o familiares, aunque la peluquería cada vez mas va eliminado estas prácticas sociales. Igual la crisis nos hace volver a ellas, quien sabe...

No hay comentarios:

Publicar un comentario